Echopixel recibe aprobación de FDA para comercializar modelos de anatomía virtuales

Traducción de Echopixel de nota publicada por Xconomy. Aquí la nota en inglés.

Los Modelos de Anatomía Virtuales Echopixel son aprobados por la FDA para Diagnóstico y Planificación Quirúrgica

Marketing_Graphic_zSpaceMedical_01 (1) crop

Imagina que eres un cirujano preparándote para operar en el corazón con problemas congénitos de un niño. En el futuro, los médicos como tú podrán ser capaces de hacer una prueba libre de falla al cortar a través de una imagen 3D de la anatomía cardíaca del paciente mientras que la imagen flota en el aire por encima de un escritorio.

Ese es el objetivo final de EchoPixel, con base Mountain View, CA, una empresa de software que utiliza imágenes de escáneres de diagnóstico 2D y las proyecta como un objeto tridimensional del órgano afectado en un ambiente de realidad virtual que permite la interacción en un espacio abierto.

EchoPixel, fundada en 2012, ya ha estado vendiendo su sistema que permite representaciones interactivas 3D del cuerpo humano para ayudar en la educación de pacientes y entrenamiento médico. Sin embargo, la compañía anunció hoy que ha recibido aprobación de la FDA para proveer el sistema a médicos y hospitales para su uso clínico.

El ”True3D Viewer” de EchoPixel fue aprobado como una herramienta para ayudar a médicos a diagnosticar enfermedades y preparar planes para tratamiento quirúrgico. Sergio Aguirre, fundador de la compañía y director de tecnología, dice que la tecnología puede ayudar a sacar provecho de las cientos de imágenes que comprenden los estudios de resonancia magnética y tomografía bidimensionales que a menudo utilizan los médicos en cada paciente quirúrgico.

“Los escáneres pueden proporcionar información sumamente detallada”, dice Aguirre. Pero esas imágenes 2D muestran una sola sección transversal delgada de un corazón, riñón o pulmón, como una serie de rebanadas de un pastel de frutas. Los cirujanos miran cada imagen y luego tratan de reconstruir en su mente cómo se vería el órgano sólido, como si tratara de volver a armarlo, con cada vena o tumor objetivo que serpentea un camino complejo a través del paciente.

Como parte del actual proceso de planificación quirúrgica, esa multitud de imágenes 2D sólo podrán sumar a la sobrecarga de información para el médico, dice Aguirre.

“Los médicos están tan presionados por producir resultados rápidos que en varias ocasiones dejan de evaluar imágenes del estudio con el fin de mantener una velocidad que les permita ser productivos “, dice Aguirre. “Es una situación que genera muchas oportunidades de perder información de importancia clínica.”

Además de volver a re-ensamblar los cientos de imágenes en un estudio 3D, el software de EchoPixel permite a los médicos hacer un zoom en un segmento específico del paciente virtual, dice Aguirre. Este movimiento es familiar para cualquiera que haya esbozado alguna vez una sección cuadrada de un mapa interactivo en línea y con el propósito de llenar la pantalla y revelar más detalles.

El médico dibuja un cubo en lugar de un cuadrado para ampliar una sección clave de un órgano enfermo y beneficiarse mejor de la mayor resolución que actualmente contienen las imágenes médicas. Por ejemplo, el médico puede examinar en detalle los márgenes de un tumor y el grado de crecimiento del tumor hacia un vaso sanguíneo cercano, dice Aguirre.

Los médicos que estén planeando una cirugía cerebral podrían utilizar el ”True3D Viewer” para visualizar todos los componentes de la cabeza del paciente, desde la capa de la piel, a la estructura ósea del cráneo, pasando por el cerebro y los vasos sanguíneos entrelazados dentro de ella, dice Aguirre. Los usuarios del software pueden cambiar los parámetros de la imagen y centrarse en la capa de mayor interés. Por ejemplo, pueden hacer transparente la capa de hueso y revelar los tejidos blandos del cerebro que están debajo de ella.

Mientras EchoPixel desarrollaba el software, trabajó con médicos de Stanford y de la Universidad de California en San Francisco, quienes interpretaron tomografías y resonancias y elaboraron planes quirúrgicos para los pacientes. Estos planes, que son una colaboración entre el radiólogo y el cirujano, a menudo incluyen dibujos bidimensionales trazados en hojas de papel, dice Aguirre. Con el tiempo, un paciente virtual proporcionado por EchoPixel se puede utilizar en la sala de operaciones para referencia del cirujano en lugar de un dibujo plano, dice.

En las primeras pruebas en los centros médicos universitarios, EchoPixel vio señales de que la tecnología ayudaba a los médicos a interpretar las imágenes con mayor rapidez y a lograr mejores resultados, dice Aguirre.

EchoPixel levantó una ronda de capital semilla de 3.8 millones de dólares en 2012 y al año siguiente se trasladó al Instituto Fogarty de Innovación, una incubadora localizada en Mountain View, CA., para el desarrollo de dispositivos médicos, fundada por el Dr. Thomas Fogarty, el famoso inventor del catéter de balón. Fogarty es un inversionista en EchoPixel a través de un fondo privado.

El software de EchoPixel se utiliza actualmente en el sistema de visualización estereoscópica zSpace, con base en Sunnyvale, CA, que también está desarrollando la tecnología para su uso en entrenamiento técnico, la educación en ciencia y la investigación universitaria.

Una demostración de zSpace utilizando el software de EchoPixel ayudó a cerrar un contrato para su uso en la educación médica con Foxconn con sede en Taiwán, dice el CEO de EchoPixel, Ron Schilling.

EchoPixel también ha trabajado en colaboración con Siemens y Philips, grandes fabricantes de equipos de imágenes médicas. Esas empresas han contribuido en asociaciones tripartitas con los centros médicos universitarios donde se está probando la tecnología de Echopixel, dice Schilling.

Las grandes compañías de imágenes no parecen querer aventurarse en tecnologías de virtualización, dice Schilling. “Prefieren dejar a las pequeñas empresas y luego adquirirlas”, dice.

El sistema de EchoPixel ya incluye instrumentos virtuales para su uso en cirugías de práctica, pero el campo abre grandes oportunidades para mejoras y nuevas tecnologías. Actualmente, los usuarios pueden hacer incisiones en cualquier dirección para revelar los niveles más profundos del paciente contenidos en las imágenes, dice Aguirre.

Pero el sistema no puede representarlo todo, como es el caso del flujo de sangre después de una incisión o los diferentes niveles de resistencia cuando el cirujano corta a través de diferentes tipos de tejido. Sin embargo, con los instrumentos virtuales actuales de EchoPixel, los usuarios obtienen una primera versión de percepción táctil al llegar a una nueva capa de tejido, dice Aguirre.

“Si golpeas algo, la herramienta vibra un poco”, dice Aguirre.

EchoPixel planea refinar los instrumentos virtuales y su software para crear una simulación más exacta de la cirugía real, dice Aguirre.

“Vamos a trabajar en la percepción háptica para ensayo quirúrgico para dar a los médicos una idea de la fuerza que se requiere para los huesos, la piel y los vasos”, dice Aguirre.

Nota:

TechBA – Echopixel

Con TechBA Silicon Valley, Echopixel logró integrar un consejo de administración de alto nivel. Con el apoyo de este consejo llevó a cabo un completo estudio de mercado. Asimismo, la empresa estableció contacto con inversionistas para impulsar su propuesta. Fue seleccionada para pasar a la ronda final de la competencia Intel-UC Berkeley Technology Entrepreneurship Challenge. 
A finales de 2013, Harris & Harris Group, Inc. (Nasdaq: TINY), inversionista de empresas innovadoras a partir de ciencia disruptiva y el Instituto Fogarty que apoya a empresas innovadoras; anunciaron la entrega de capital semilla a EchoPixel para impulsar sus desarrollos en visualización de datos, aprendizaje automático y big data (o grandes volúmenes de datos).