Meccano, crea cimientos para el mercado global

 

Meccano1

La empresa mexicana Meccano planea crecer de manera agresiva en el mercado global. Para ello, cuenta con el apoyo de Conacyt, que mediante TechBA, ayuda a Meccano a validar su oferta.

“Tener acceso a un grupo de consultores de alto nivel que logra que te cuestiones algunos de tus supuestos de mercado representa un gran beneficio. Con el tiempo te da ceguera de taller, pero cuando tienes acceso a una mente fresca que te hace las preguntas adecuadas y que es proactiva, como es el caso del equipo de TechBA, te lleva a mejorar y a romper paradigmas”, dice Salvador Jalife Lozano, Director de Innovación de Meccano.

Con el apoyo Conacyt-TechBA, la empresa Meccano busca incrementar su presencia internacional, contar con potenciales inversionistas y crear alianzas estratégicas. “Con TechBA nos queda claro que hay mejores formas de hacer las cosas para ser una empresa global”. dijo Jalife Lozano

 

Meccano

(De izq. a derecha) Juan Carlos César Cano y Jorge Baeza Jalife

“Mi abuelo, Salvador Jalife Cervantes, decía que no era posible seguir construyendo como los egipcios, piedra sobre piedra, con procesos lentos y costosos para las familias”, recuerda Salvador Jalife Lozano quien, con 32 años de edad, tiene a su cargo la Dirección de Innovación del grupo Meccano. “Por eso mi abuelo decidió buscar un sistema diferente, que no tuviera tantas operaciones, el producto final tenía un gran parecido al juguete inglés Meccano, por lo que le apodaron así, de tal manera que el primer slogan de la empresa fue ‘Con Meccano, construir es como un juego’”.

Ingeniero en mecatrónica, con maestría en Alta Dirección de Empresas por el IPADE, Jalife Lozano (hijo del doctor Salvador Jalife García, hoy director general del grupo) trabaja desde los 18 años en la empresa que fundó su abuelo, con la responsabilidad de generar nuevas ideas para el desarrollo de productos y procesos productivos, así como su implementación y manufactura, además de la creación de estrategias de comercialización nacional e internacional.

De acuerdo con él, a fin de continuar con el legado de su abuelo y seguir su ejemplo, en la empresa siempre se destina un porcentaje importante de sus utilidades a la investigación, desarrollo e innovación. Con ello, desde 1982 cumplen con el enfoque social que tiene la empresa desde su fundación en Torreón, Coahuila: generar siempre un impacto positivo en las familias mexicanas y en la sociedad en general, al ofrecer tecnología innovadora que permita agilizar, facilitar y reducir el costo del proceso constructivo de vivienda en serie, para ayudar a satisfacer la necesidad de vivienda de la comunidad e impulsar el desarrollo del sector.

El sistema constructivo Meccano aplica también para la construcción de túneles, puentes y otro tipo de obras de concreto, además de integrar cimbras metálicas para muros, losa, escaleras, pretiles y permitir colados monolíticos, con lo cual es posible producir un elemento por día, por cada molde que el constructor obtenga.

Los moldes se fabrican a la medida de cada proyecto, se transforman fácilmente a otro proyecto arquitectónico y su sencillo sistema de accesorios de apuntalamiento, sujeción y alineamiento (100% recuperables) permite armar y desarmar los moldes diariamente. De esta manera, ofrecen casas de concreto con un equipo reducido de operarios que conocen el proceso y lo realizan de una manera muy sencilla.

Lo único que tiene que entregar el cliente que solicita las casas, explica Jalife, son los planos arquitectónicos y el cálculo estructural de un ingeniero especializado, porque es importante considerar el tipo de suelo en el que se construye.

El crecimiento exponencial de la oferta en el mercado tuvo lugar en el año 2000 con el Programa Nacional de Vivienda, que llevó a las constructoras a utilizar el sistema Meccano para levantar más de dos mil casas al año. Actualmente, con 180 empleados, Meccano trabaja con todo tipo de empresas, desde las grandes constructoras del país —que edifican más de cuarenta mil viviendas por año— hasta empresas que requieren edificar tan solo cien viviendas en serie.

Además, Meccano tiene presencia internacional en varios países, entre los que se encuentran Haití, Costa Rica, Jamaica, Puerto Rico, Chile, así como Estados Unidos y Malasia. Jalife comenta que planea crecer de manera agresiva en doce países más, objetivo para el cual encuentra de gran valor el proceso de validación actual que, con apoyo del Conacyt, la empresa está llevando a cabo con la aceleradora internacional de empresas mexicanas de base tecnológica, TechBA.

“Tener acceso a un grupo de consultores de alto nivel que logra que te cuestiones algunos de tus supuestos de mercado representa un gran beneficio. Con el tiempo te da ceguera de taller, pero cuando tienes acceso a una mente fresca que te hace las preguntas adecuadas y que es proactiva, como es el caso de los consultores de TechBA, te lleva a mejorar y a romper paradigmas”, dice el directivo.

Con el proyecto Conacyt-TechBA, la empresa Meccano busca incrementar su presencia internacional mediante el apoyo de potenciales inversionistas y de la creación de alianzas estratégicas: “Estamos terminando de poner orden en nuestro mensaje para ir a Silicon Valley y buscar aliados estratégicos porque nos ha costado mucho tener acceso a los mercados en los que actualmente trabajamos. Ahora con TechBA nos queda claro que hay mejores formas de hacer las cosas para ser una empresa global”.

Innovación como su principal apuesta

Para Jalife no es trivial el reto de innovar: “como decimos por aquí, después de treinta años es fácil que se te canse el caballo, entonces el reto que vivo al llegar cada día a la compañía es revitalizar los procesos”.

En ese sentido, desarrolló un modelo de innovación continua que se implementa en toda la empresa y que les permite estar actualizados, hacer revisiones constantes de su oferta y motiva a sus colaboradores a cuestionar siempre sobre la forma en que trabajan. El resultado más representativo de esta metodología de innovación, explica Jalife, se refleja en los últimos años con el uso de nuevos materiales, de nuevas tecnologías constructivas, modelos financieros y modelos de negocio, buscando romper los paradigmas que los detienen para mejorar y crecer.

Un ejemplo es el desarrollo de cimbra plástica para el cual se emplea un material que solo se usaba en la industria aeroespacial: “Ese plástico es un desarrollo de ingeniería que no lograban utilizar. Somos los primeros en la industria de la construcción en adoptarlo; son materiales ligeros y ultrarresistentes que nos permiten hacer un producto de plástico cuya resistencia llega a ser superior al acero y cuya ligereza es superior al aluminio”. De esta manera, buscan cumplir con el objetivo fundamental de la empresa para agilizar el proceso constructivo, mejorar la calidad de la vivienda terminada con el fin de que las familias reciban mejores casas y, como efecto secundario, aunque no menos importante, mejorar la rentabilidad de las empresas del sector de la vivienda y contar con plazos más cortos para obtener el retorno sobre la inversión.

El compromiso de la empresa Meccano le ha permitido recibir apoyos importantes del Fondo de Innovación Tecnológica (FIT), del Conacyt y la Secretaría de Economía con los cuales, en 2007, evaluó la vivienda y desarrolló productos y servicios sustentables. Posteriormente, en 2010 y 2012, participó con el Conacyt en convocatorias de manufactura de alta tecnología, lo cual le permitió crear una empresa para desarrollo de software especializado y otra para desarrollar ingeniería de automatización.

Entre los temas pendientes de Jalife está trabajar de cerca con las instituciones académicas en México: “Debemos aprender a trabajar empresarios y academia. Por un lado, la academia debe aprender a trabajar con los empresarios con el rigor que exigen los negocios, así como proponer soluciones realistas; y, los empresarios tienen que entender los tiempos y las formas de trabajar de la academia.

“Los empresarios mexicanos tenemos la responsabilidad de apoyar para que la academia mejore en ese sentido. Si no, nunca seremos un país desarrollado”. Por otro lado, agrega, los apoyos para los empresarios son muy importantes. Para Meccano han sido un catalizador fundamental en su desarrollo.

“La recomendación es que el proceso para obtener los apoyos sea más corto, porque la realidad es que las pequeñas empresas todo el tiempo estamos, como dice mi padre, ‘cambiando el motor en pleno vuelo’ y haciendo todo a la vez, mientras que las grandes empresas tienen departamentos enteros para desarrollar proyectos y aplicar a los fondos. En eso estamos en desventaja”.

Con este tipo de esfuerzos, Meccano se mantiene a través de los años. Jalife considera que el hecho de ser una empresa con propuestas innovadoras les permite continuar con éxito. Además de la innovación, otro factor de éxito, dice, es hacer equipo: “La empresa somos todos. Si no formas equipo, al final, no queda nada”.

www.meccano.mx

Da clic aquí para conocer más historias de emprendedores mexicanos en TechBA Silicon Valley en la reciente publicación de Conacyt y FUMEC (a partir de la página 36)