Procesos de certificación son esenciales para detonar la innovación en las empresas

pineda2blogLa innovación, entendida como la aplicación de conocimiento para generar algo nuevo, ya sea un producto, un proceso, un método o algún servicio; es clave para diferenciarse ante una competencia cada vez más global.

Para conseguir en las organizaciones una estrategia diferenciada y exitosa en temas de innovación, Luis Pineda, Coordinador del Programa de Manufactura de TechBA, programa de FUMEC, destaca la importancia de los sistemas de gestión ligados a certificaciones.

Los sistemas de gestión ayudan a la empresa a alinear la cultura organizacional, contar con talento de alto nivel, balancear estructura con flexibilidad, planear actividades con el tiempo necesario y buscar soluciones más allá de la caja, eliminando supuestos.

De acuerdo con Pineda, si logramos articular estos esfuerzos que son parte de cualquier sistema de gestión ligado a certificaciones, es posible generar innovación en la empresa, incluso al realizar modificaciones de manera gradual y constante con el objetivo de agregar valor a un producto, servicio o proceso para brindar una mejor experiencia puesto que ello corresponde al concepto de innovación incremental, una de las prácticas más adoptadas a nivel industrial.

En empresas de reciente creación o en startups, por ejemplo, es común encontrar innovación disruptiva que corresponde a un conjunto de acciones radicales que se enfocan en la simplificación de características y condiciones que hacen más fácil utilizar un producto o servicio para lograr una oferta diferenciada.

Los sistemas de gestión, explica Pineda, brindan la posibilidad de llevar a cabo la correcta medición de las actividades correspondientes a cada una de las áreas de trabajo en la empresa, nos permiten entender la manera en que debemos crear las bases y materializar las acciones de mejora continua y de innovación.

“Las certificaciones o sistemas de gestión contribuyen a medir lo que buscamos conseguir como organización para facilitar el control de futuros procesos, actividades o el desempeño general de la empresa.

“Hay que controlar las actividades, si podemos medir y sabemos qué ocurre, podemos buscar control sobre las actividades. Una vez que conseguimos control, podemos pensar en cómo mejorarlo”, dijo Pineda.

Una vez que la empresa logra una mejora en el desempeño de las actividades, entonces es posible comenzar a prepararse para innovar, sin importar que el proceso sea de manera gradual.

Los pasos para lograrlo están presentes en los sistemas de gestión como una ISO y nos lleva a alcanzar la satisfacción con los clientes, a lograr procesos, brindar servicios o productos de alto valor diferenciado.