El equipo de trabajo, principal elemento para que inviertan en tu empresa

Contar con una idea original es valioso pero lo más importante es tener el apoyo de personas capaces de ejecutar esa idea de forma excepcional

 

Miguel Duhalt, inversionista egresado de ingeniería industrial del TEC de Monterrey, platicó con TechBA sobre la manera en que lleva a cabo su labor. Duhalt asegura que para invertir en una empresa es importante conocer al equipo de personas que está detrás de las ideas innovadoras para saber si son capaces de ejecutar con precisión su propuesta, de comunicarse, de entender el mercado y especialmente, de ligar su tecnología a un dolor del mercado.

Miguel Duhalt comenzó su carrera en la Bolsa Mexicana de Valores donde realizaba la compra y venta de bonos de gobierno, de divisas y de algunos derivados. A partir de esta experiencia, llegó al mercado de la banca y análisis de inversión, ello le permitió entrar a trabajar a un fondo de capital de riesgo en Estados Unidos cuyo enfoque era la tecnología.

En octubre de 2012 Duhalt comenzó a trabajar en México en un fondo de Venture Capital que invierte en empresas con proyectos relacionados con sustentabilidad, con componente social y ambiental, por lo que principalmente invierte en energías limpias y en proyectos relacionados con productos de consumo.

TechBA (T): ¿Hay diferencias en tu trabajo en la Bolsa y como inversionista?

Duhatl (D): Si, hay diferencias marcadas. Una es que un VC (Venture Capital) invierte en empresas que no son públicas, que están en pleno desarrollo o que apenas están probando sus modelos de negocio mientras que en la bolsa se invierte en empresas públicas donde el análisis de inversión es diferente y donde compras una pequeña parte de la empresa.

T: ¿Un VC compra gran parte de la empresa?

D: Un VC invierte en la gente, en el emprendedor, no en el negocio o en la idea. Entonces, cuando nos viene a ver un emprendedor con una idea excelente, realmente apostamos a cómo va a ejecutar su idea; ahí vemos que radica toda la diferencia entre un tipo de inversión y otro.

T: ¿Cuál es la diferencia entre un VC y un ángel?

D: Un VC es una empresa que tiene inversionistas y su trabajo es encontrar buenos proyectos para invertir. Los ángeles tienen dinero, tienen conexiones y les gusta el riesgo alto, es por eso que no invierten en mercados públicos sino en proyectos muy inmaduros. Y ahora lo que estamos viendo es que existen Super Angels que son grupos de inversionistas ángeles que hacen una red y crean un músculo mayor para invertir.

La etapa donde entra un ángel es diferente a un VC. Por ejemplo, si traigo un negocio de e-commerce y apenas quiero probar mi modelo de negocio y realizar las primeras pruebas de marketing y ventas, voy con un ángel que va a confiar en el emprendedor y en el modelo de negocios.

Un VC entra en etapa madura donde el modelo de negocio está confirmado y entonces invierte desde 500 mil hasta 3 millones de dólares para escalar ese modelo de negocio con las personas más calificadas de la empresa, incluido un director de mercadotecnia y un director de ventas.

T: ¿Cómo se involucra un ángel y un VC con la empresa?

D: Un VC no sólo da dinero, eso es algo fácil, un buen VC es aquel que además de dar dinero tiene muy buenos contactos, muy buena experiencia en el sector y te abre las puertas con muchos clientes y actores importantes en el ecosistema, eso vale más que dinero.

Cuando se busque a un inversionista hay que analizar qué puede ofrecer más allá del dinero, hay que evaluar la experiencia de VC, el alcance de su plataforma y los inversionistas que están detrás del VC para que les abra las puertas en otros mercados.

T: ¿Qué porcentaje de la empresa se queda con el VC?

D: El porcentaje que pide un VC depende del riesgo de la inversión. Si entramos en etapa temprana en un negocio con gran potencial y hay mucho riesgo nosotros pedimos un poco más de participación. Un buen VC jamás va a pedir la mayoría de la empresa porque obligaría al emprendedor a trabajar para alguien más.

En temas de tecnología de TI, tenemos participación de 30% porque entramos en etapas tempranas donde hay riesgo. Si el modelo está más probado estamos solicitando entre 10 y 15% de la empresa pero hay que hacer toda una evaluación de la empresa y ver el riesgo asociado a ello.